La demanda nacional repunta en el primer semestre de 2013 y propicia un aumento de viajeros del 4,12%

El Instituto Nacional de Estadística ha hecho públicos las cifras del turismo en la provincia de Granada durante el primer semestre de 2013, que han revelado un sobresaliente comportamiento, ratificado la fortaleza de un sector que sigue capeando la crisis. El número total de viajeros alojados en hoteles de la provincia durante la primera mitad del año ascendió a 1.187.277, lo que significa un aumento del 4,12%. Este aumento ha sido corroborado por el crecimiento de las pernoctaciones, que han sumado 2.388.484, un 2,77% más que en el mismo periodo de 2012.

El hecho más destacable del balance del primer semestre del año es que en el repunte de la demanda vuelve a participar con fuerza el turismo nacional, tras numerosos meses de descenso continuado, propiciado por la situación de crisis que vive nuestra economía. Así, el número de viajeros españoles aumentó un 6,45% y sus pernoctaciones un 3,12%. En ello habrá influido, sin duda, la buena temporada de esquí, el aumento de los visitantes en Semana Santa y el excelente mes de junio.

 El turismo extranjero permanece fiel a nuestro destino con una subida del 0,94% en visitantes y un 2,25% en pernoctaciones. Estas cifras demuestran, además, que la provincia está sabiendo aprovechar el desplazamiento de los flujos turísticos que se está produciendo desde los países del norte de África afectados por problemas políticos y sociales.

Las cifras de Granada durante el primer semestre de 2013 son especialmente satisfactorias si se comparan con las de Andalucía y España. En nuestra Comunidad los viajeros han aumentado solo un 0,23% y sus pernoctaciones un 0,02%. Nuestra provincia también supera en casi seis puntos porcentuales el dato de visitantes en España, que ha mermado un -1,63%, y es más de tres puntos superior en pernoctaciones, tras la reducción del -0,34% experimentada en todo el territorio nacional.

Por meses, los resultados han sido muy dispares. Destacan marzo, con fuertes aumentos tanto de viajeros (10,11%) como de pernoctaciones (13,52%) debidos al efecto Semana Santa (en 2012 se celebró en abril) y, sobre todo, junio con unas meteóricos ascensos del 11,83% y el 12,45% respectivamente, propiciados, como se ha dicho, por el turismo español. Febrero y mayo evolucionaron con más mesura: 4,00% y 7,88% en turistas y -0,60% y 8,97% en estancias. Y enero y abril presentaron números rojos en ambas variables, con descensos de viajeros del -8,20% y -3,22% respectivamente y de pernoctaciones del -10,77% y del -9,24%.